Manel Barber, tras el bronce en el Mundial, afirma que “ha sido un temporada impresionante para mí en todos los sentidos”

Manel Barber

El regatista del Club Marítimo de Mahón, Manel Barber, ha cuajado un año de ensueño en el que se ha confirmado con una de las grandes realidades de la vela nacional. Su capacidad de mejora parece no tener límite y en solo unos meses ha logrado más palmarés que muchos deportistas en toda su vida. En su clase, la Láser 4.7 y en su categoría, la sub 16, el joven mahonés ha logrado el triunfo en la Copa de España, ha sido campeón de Baleares,  bronce en el Autonómico sub 19, cuarto en el Campeonato de Europa sub 16 y ahora otro bronce en el Mundial de la clase en Bélgica, ante casi 400 rivales.

Por ello, Manel Barber no tiene más remedio que reconocer que efectivamente “ha sido una temporada impresionante para mí en todos los sentidos, regatas, viajes, risas, victorias y derrotas…”. La tercera posición en un Mundial es un logro que revela las prestaciones de este regatista, ahora “muy feliz por todo. No me esperaba nada de esto pero estoy muy contento”.  Los que personal y deportivamente le conocen ve al joven regatista como una de las firmes promesas de la vela nacional. Su instinto para la navegación es patente, así como un grado de madurez que le hace aprender de las derrotas y a reconocer sus errores para corregirlos. Pero sabe que él solo no lo hubiese conseguido. “Todo ha ayudado, familia, amigos y amigas, entrenadores. Han sido dos semanas con un equipazo muy bueno”. En estos momentos de eclosión deportiva, Manel Barber no quiere perder ni un segundo el acordarse de otro menorquín presente en el Mundial y que también lleva camino de llegar a lo más alto de la vela nacional “antes de nada, también felicitar a mi amigo Pere Ponsetí (CN Ciutadella), que logró ser 4º absoluto. Su Mundial ha sido impresionante. Es un regatista muy grande”.

El Mundial de Bélgica fue complicado. “empezamos el primer día de regatas con buen viento una media de 20-25 nudos y como siempre corrientes muy fuertes, de 2-4 nudos. Ahíi me coloque 10º de la general. Eso ayudo a motivarme y a seguir adelante en el campeonato”. A partir de ahí, todo empezó a complicarse. “El segundo día de regatas hubo mucho viento y el comité decidió no sacarnos al agua. El tercero, el viento y el tiempo rolaron completamente. Viento de tierra y tormentas de lluvia, pero luché y conseguí subir 5 posiciones en la general.  El 4º día (tercero de regatas) el tiempo empeoró. Como cada día corrientes. Ese fue mi peor momento y baje mucho de la general, la 25º absoluto o así, pero conseguí meterme en el grupo oro que era Top 60. Primer dia de grupo oro no pude salvar bien la jornada con mucho viento, y nivel muy alto. El segundo día de grupo oro, último de campeonato, salí con todas mis ganas y fuerzas y lo di todo en el mar. Me coloque el 1º5 en la primera regata  y el 6º en la segunda”.

Ahora toca reflexionar y pensar en el futuro más inmedito. Manel Baber lo tiene claro. Este mes necesita “algo de descanso para en septiembre empezar con todo con la categoría láser radial, en Palma”. En Láser Radial, los regatistas compiten con el mismo barco, pero la vela es ya un poco más grande que la 4.7.