El presidente del Club Marítimo, Antonio Hernández, asegura que “la Panerai es nuestra regata estrella, un orgullo para el Club Marítimo”

cr_panarai_170901_nm_2257

El Presidente del Club Marítimo de Mahón (CMM), Antonio Hernández, cumplió, el pasado 11 de agosto un año en el cargo. Su mejor regalo fue “poder disfrutar, una vez más, de la Copa del Rey Panerai Vela Clásica Menorca”.

Espera seguir dirigiendo la entidad durante tres años más y no piensa, de momento, en prolongar su permanencia en el cargo en un segundo mandato. Asegura que, paralelamente al tema deportivo, su prioridad es agilizar la recuperación de los amarres que se perdieron hace unos años y rejuvenecer un club que tiene muchos socios de edad avanzada.

-La Panerai cumple su XIV edición y usted celebra un año en el cargo. ¿Sensaciones?

-Agradables, muy agradables. Para nosotros es fundamental conservar la Copa del Rey Panerai de Vela Clásica Menorca. Es nuestra regata estrella. Este año tenemos más participantes que nunca y este hecho nos sirve de estímulo. Además, esta prueba representa y nos hace recordar nuestros orígenes. El Club Marítimo de Mahón se fundó en una época en la que los barcos eran de vela latina, los ‘bot culé’, místicos…

-¿Se sienten apoyados por las instituciones?

-Sí. La clase política se ha dado cuenta de la importancia del evento y respalda la iniciativa.

-Al margen de la regata, ¿cuáles son sus prioridades ahora?

-Tenemos varias. Conseguir que la gente deje de pensar que el CMM es una entidad elitista, es básico. Somos un club abierto a todas las escalas sociales. También queremos rejuvenecer la masa social. Hasta hace poco, la media de edad de nuestros socios era de 60.7 años. Se podría decir que somos un club viejo y debemos trabajar para reclutar savia nueva. De hecho, en nuestra última asamblea acordamos suprimir la cuota de inscripción para la gente joven, que, con el aval de dos socios, ya podrá entrar a formar parte de la entidad. Necesitamos renovarnos, sí.

-¿Algún otro objetivo inmediato?

-Evidentemente. Tenemos que recuperar con urgencia los amarres que perdimos hace unos años. La ley está de nuestra parte pero la burocracia se está alargando excesivamente. Estamos a expensas de los trámites que gestiona la Autoridad Portuaria.

-La regata Menorca-San Juan parece que revive…

-Sí. Aunque nunca la perdimos, la prueba que llamamos Menorca-San Juan Trofeo Alfonso XIII, tras un periodo un poco bajo, va recuperando presencia en nuestro calendario. Unos cuarenta cruceros participaron este año en esta regata que enlaza Barcelona con Mahón y que después efectúa un recorrido aquí con llegada en el puerto.

-Se acaba el verano. ¿Cuál es su valoración de las actividades efectuadas estos últimos meses en el CMM?

-Muy positiva. 843 chavales han estado con nosotros desde junio a agosto. El Consell Insular de Menorca (CIM) organizó, en junio, la campaña “Ven a navegar”, en la que, en colaboración con todos los clubes náuticos de la isla, chavales de diferentes colegios recibieron clases de iniciación a la vela y al resto de deportes náuticos. Posteriormente, en julio y agosto, nosotros organizamos una ‘Escuela de Verano’ que también obtuvo una gran respuesta.

-¿Y la parte social?

-Ahí también estamos. Se han organizado cenas, actuaciones musicales, excursiones (la más numerosa fue la que hicimos al Lazareto, con 150 inscritos), y ahora estamos preparando otras a La Mola y San Felipe.