Archivo del Autor: maritim

El presidente del Club Marítimo, Antonio Hernández, asegura que “la Panerai es nuestra regata estrella, un orgullo para el Club Marítimo”

cr_panarai_170901_nm_2257

El Presidente del Club Marítimo de Mahón (CMM), Antonio Hernández, cumplió, el pasado 11 de agosto un año en el cargo. Su mejor regalo fue “poder disfrutar, una vez más, de la Copa del Rey Panerai Vela Clásica Menorca”.

Espera seguir dirigiendo la entidad durante tres años más y no piensa, de momento, en prolongar su permanencia en el cargo en un segundo mandato. Asegura que, paralelamente al tema deportivo, su prioridad es agilizar la recuperación de los amarres que se perdieron hace unos años y rejuvenecer un club que tiene muchos socios de edad avanzada.

-La Panerai cumple su XIV edición y usted celebra un año en el cargo. ¿Sensaciones?

-Agradables, muy agradables. Para nosotros es fundamental conservar la Copa del Rey Panerai de Vela Clásica Menorca. Es nuestra regata estrella. Este año tenemos más participantes que nunca y este hecho nos sirve de estímulo. Además, esta prueba representa y nos hace recordar nuestros orígenes. El Club Marítimo de Mahón se fundó en una época en la que los barcos eran de vela latina, los ‘bot culé’, místicos…

-¿Se sienten apoyados por las instituciones?

-Sí. La clase política se ha dado cuenta de la importancia del evento y respalda la iniciativa.

-Al margen de la regata, ¿cuáles son sus prioridades ahora?

-Tenemos varias. Conseguir que la gente deje de pensar que el CMM es una entidad elitista, es básico. Somos un club abierto a todas las escalas sociales. También queremos rejuvenecer la masa social. Hasta hace poco, la media de edad de nuestros socios era de 60.7 años. Se podría decir que somos un club viejo y debemos trabajar para reclutar savia nueva. De hecho, en nuestra última asamblea acordamos suprimir la cuota de inscripción para la gente joven, que, con el aval de dos socios, ya podrá entrar a formar parte de la entidad. Necesitamos renovarnos, sí.

-¿Algún otro objetivo inmediato?

-Evidentemente. Tenemos que recuperar con urgencia los amarres que perdimos hace unos años. La ley está de nuestra parte pero la burocracia se está alargando excesivamente. Estamos a expensas de los trámites que gestiona la Autoridad Portuaria.

-La regata Menorca-San Juan parece que revive…

-Sí. Aunque nunca la perdimos, la prueba que llamamos Menorca-San Juan Trofeo Alfonso XIII, tras un periodo un poco bajo, va recuperando presencia en nuestro calendario. Unos cuarenta cruceros participaron este año en esta regata que enlaza Barcelona con Mahón y que después efectúa un recorrido aquí con llegada en el puerto.

-Se acaba el verano. ¿Cuál es su valoración de las actividades efectuadas estos últimos meses en el CMM?

-Muy positiva. 843 chavales han estado con nosotros desde junio a agosto. El Consell Insular de Menorca (CIM) organizó, en junio, la campaña “Ven a navegar”, en la que, en colaboración con todos los clubes náuticos de la isla, chavales de diferentes colegios recibieron clases de iniciación a la vela y al resto de deportes náuticos. Posteriormente, en julio y agosto, nosotros organizamos una ‘Escuela de Verano’ que también obtuvo una gran respuesta.

-¿Y la parte social?

-Ahí también estamos. Se han organizado cenas, actuaciones musicales, excursiones (la más numerosa fue la que hicimos al Lazareto, con 150 inscritos), y ahora estamos preparando otras a La Mola y San Felipe.

Duelo de titanes en la Copa del Rey Panerai tras la segunda jornada

1504282989-cr_panarai_170901_nm_2793

Moonbeam IV (1914) y Hallowe’en (1926) llegan empatados a puntos a la última jornada de la regata de barcos de época organizada por el Club Marítimo de Mahón en la clase Big Boats. Linnet (1905) se coloca primero en Época Cangreja y Cippino (1949) tiene prácticamente asegurada la victoria en Época Marconi. Máxima emoción en Clásicos, con el Argos (1964) y el Guía (1967) igualados a puntos. Calima (1970) arrumba su undécimo triunfo en Espíritu de Tradición.

Moonbeam IV (1914) puso proa hoy a la que podría ser su tercera victoria en la clase Big Boats de la Copa del Rey Panerai, tras las obtenidas en las ediciones de 2011 y 2015. La embarcación patroneada por Mikael Creach, que perteneció al príncipe Rainiero de Mónaco, se impuso con claridad en la segunda jornada de la regata de barcos de época que estos días acoge el Club Marítimo de Mahón, pero tendrá que pelear hasta el último bordo para superar al Hallowe’en (1926), con el que se encuentra empatado a tres puntos al frente de la clasificación general. La jornada final de mañana promete emociones fuertes.

Los Big Boats (barcos de más de 23 metros de eslora) realizaron un recorrido costero de 22 millas hasta Cala’n Porter, con llegada en el interior de puerto de Mahón. El Moonbeam IV navegó siempre por delante de su rival y en ningún momento llegó a izar la vela escandalosa ni el spinnaker. El viento sopló de NE durante todo el día, con una intensidad que osciló entre 15 y 22 nudos. La tripulación de Creach completó el recorrido en 3 horas, 25 minutos y 55 segundos, lo que se tradujo en una ventaja en tiempo real de algo menos de 17 minutos sobre el Hallowe’en, capitaneado por Iñigo Strez. La diferencia se redujo a 7 minutos y 39 segundos una vez compensados los tiempos. El Nordwind (1939) se colocó tercero en la general tras la retirada hoy del Moonbeam of Fife (1903) por la rotura de un obenque.

“El viento nos perjudicó a todos y la regata, tras una muy buena salida nuestra, fue un ‘barco contra barco’ con el Moonbean III. Al final, ellos tuvieron problemas y abandonaron. En la llegada notamos mucha estrechez. Fue un poco peligroso entrar junto a los barcos pequeños. La nuestra es un embarcación de ochenta toneladas. Mañana nos jugaremos la victoria final con el Hallowe’en. Después de hacer un segundo y un primero, estamos bien posicionados”, declaró Mikael Creach nada más llegar a puerto.

DOMINIO DE LOS HERRESHOFF

En la clase Época Cangreja, donde compiten los veleros anteriores a 1950 con aparejo trapezoidal, se produjo un vuelco en la clasificación. La retirada del Kelpie (1903), líder al término de la primera jornada, aupó al Linnet (1905), de Patrizio Bertelli, hasta la primera plaza con cuatro puntos, seguido del Spartan (1913), el Olympian (1913) y el Chinook (1916), los tres con siete puntos. Los dos primeros y el cuarto clasificados en esta categoría fueron diseñados y construidos por Nathanael Herreshoff.

Giulio Giovanella, trimmer del Linnet, aseguró que la regata fue “muy interesante”. “Hacía mucho tiempo que no regateábamos con 20 nudos de viento con este barco. Hicimos una buena salida y encontramos la ola formada durante casi todo el recorrido. Es la primera vez que venimos aquí con este barco, aunque los tripulantes sí habíamos estado con otras embarcaciones. El Linnet es un velero increíble. Tiene velocidad, aunque es un poco complicado en el manejo. Los que lo tripulamos estamos más acostumbrados a barcos de época moderna. De hecho, el patrón, Patrizio Bertelli, también lo es del ‘Luna Rossa’ de Copa América. Estamos muy contentos por la victoria de hoy”.

El Cippino (1949), que representa al Yacht Club Argentino, mantuvo el liderato en la clase Época Marconi (barcos botados antes de mediados del siglo XX con aparejo bermudiano). Con dos primeros en otras tantas regatas, y a falta de una sola manga para el final, será difícil que se le escape victoria Su rival más inmediato, el Comet (1946), está a cuatro puntos, mientras que el tercero “navega” a una distancia prácticamente insalvable de nueve puntos. Para el Cippino, que sólo tiene que marcar a sus rivales para asegurarse el triunfo, sería su primera Copa del Rey Panerai y supondría el broche de oro a una gran temporada, después de alzarse con el Trofeo Puig Vela Clásica de Barcelona y la Regata Illes Balears Clàssics del Club de Mar Mallorca.

El Argos (1964), que hoy fue cuarto, mantiene la primera posición en Clásicos (veleros botados entre 1950 y 1975), pero no tiene ni mucho menos asegurada la que sería su cuarta victoria en Mahón, tras las de 2012, 2015 y 2016. El Guía (1967), con Jordi Costa a la caña, es segundo empatado a cinco puntos, mientras que el Ardi (1968), ganador de la manga de hoy y tercero en la general, se encuentra a un sólo punto de sus predecesores. El campeonato se decidirá en una última jornada de infarto. El Yanira (1954), que fue el más rápido en completar las 17 millas del recorrido realizado por las clases Época, Clásicos y Espíritu de Tradición desde Mahón a Cap den Font, ha quedado descolgado de la lucha tras su pinchazo de ayer, en que fue noveno.

En Espíritu de Tradición, clase en la que se agrupan barcos de más de 25 años construidos en fibra o cualquier otro material (RI Clásicos) y Clásicos que han sido sometidos a alguna modificación que les impide competir en dicha categoría, el Calima (1970), que navega en representación del Club Marítimo de Mahón, superó en 17 segundos al Legolas (2003) y en 3 minutos y 20 segundos al Lohengrin (1974), lo que le aupó a la primera posición y le coloca en disposición de conseguir su undécima victoria en la Copa del Rey Panerai.

“La de hoy ha sido una regata rápida, noble, con mucho viento. Navegamos con rachas de 20 y 25 nudos”, explicó Alejandro Guash, patrón del Calima, que añadió: “Hicimos una muy buena salida y siempre nos mantuvimos en el grupo de cabeza. Creo que la clave de la victoria estuvo en la ceñida de la Isla del Aire. Por fortuna, el problema que tuvimos (una pequeña rotura de la mayor) se produjo cuando estábamos muy cerca de la línea de llegada y no nos influyó… Mañana nos vamos a jugar el título con el Legolas y el Lohengrin. Tenemos que regatear con cabeza”.

Los cinco rookies mahoneses de la Copa del Rey Panerai

cr_panarai_170830_nm_0478

Juventud, ilusión y vivencias nuevas. La representación deportiva del Club Marítimo de Mahón (CMM) en la XIV Copa del Rey Panerai Vela Clásica Menorca corre a cargo de cinco jóvenes regatistas. Ninguno de ellos supera los 17 años. Manel Barber, que recientemente logró un tercer puesto en el campeonato del Mundo sub-16 de Láser 4.7 disputado en Bélgica, forma parte de la tripulación del Marigan. Bernardo Mur está en el Seraphim, Dimas Valls en el Samarkand y Nacho Florit y Laura Triay forman parte de la tripulación del Kahurangi.

Los cinco califican de “experiencia única” el hecho de regatear y adquirir tablas a bordo de unos barcos que, además de competitivos, son auténticas joyas del patrimonio naval. Todos agradecen al Club Marítimo de Mahón (CMM) la oportunidad que les brinda.

Laura Triay (Mahón,15-10-2001) alterna sus estudios de bachillerato con la hípica y su gran afición, la vela. En verano, casi diariamente, saca su Snipe y se entrena en la bahía de Fornells. De hecho, antes de llegar al Club Marítimo Mahón regateó para el Club Náutico de Fornells en la modalidad de windsurf. Ahora, en Mahón, tiene a Jordi Ferrá como entrenador y señala que anteriormente había formado parte de alguna tripulación en regatas de crucero pero jamás lo había hecho en una prueba de tanta élite como es la Panerai. “Considero que es un oportunidad única para adquirir experiencia. El hecho de no conocer al resto de la tripulación del Kahurangi (un Clásico de Pepe de Miguel) y la novedad que supone para mí la comunicación a bordo van a enriquecerme como regatista”

Manel Barber (Mahón, 15-04-2002) se clasificó en la tercera posición del Mundial de Láser 4.7 sub-17 disputado el pasado mes de julio en aguas de Bélgica. “Fue algo muy grande para mí, pero no se me sube a la cabeza: sigo siendo un chaval de quince años al que le queda mucho por aprender…” Estos días regatea como miembro de la tripulación del Marigan (Época Cangreja), un barco del de 1898 (el más antigua de la flota) del armador Tim Liesenhoff, adscrito al RCNP. En un par de semanas cambiará su domicilio de Mahón por la residencia Calanova de Palma de Mallorca. “Sí, voy a formar parte de la Escuela Balear de l’Esport (EBE) y ahora mi única fijación es seguir trabajando en Láser. ¿El futuro? No pienso en eso. De muy jovencito comencé a regatear en el Club Náutico Villacarlos, vine al Marítimo de Mahón en 2013, y ahora mi destino será Palma y el Láser Radial. Paso a paso…” Barber procede de una família con amplia tradición náutica, tiene una novia regatista y su entrenador es Jordi Ferrá. Apunta alto.

Bernardo Mur nació en Venezuela un 20 de septiembre de 2001 pero cuando apenas tenía dos meses sus padres se trasladaron a vivir a Mahón. Se considera menorquín. Es regatista habitual de Láser Radial y a pesar de su juventud tiene claro que su deseo es convertirse en regatista profesional. “Me apasionan los cruceros y poder formar parte de la tripulación del Seraphim es un verdadero orgullo”. Todo empezó cuando el joven Mur se inscribió en la bolsa de tripulantes y el armador del barco le eligió para la Panerai. “Quiero forjarme un currículum y esta es una buena oportunidad para meterme en esta especie de rueda. ¿Qué debe tener un buen regatista? Pues, creo que, además de técnica, mucha psicología, respeto al mar y al barco y una buena actitud”.
Mur, que se inició en el mundo de la vela en el Club Náutico Villacarlos, también probó el Optimist y el Surf. Ahora, por primera vez, está en la Panerai.

Nacho Florit (Mahón,17-05-2000) es, según sus propias palabras, “el novato número uno”. El menorquín apenas lleva un año compitiendo en Láser 4.7 y se toma “como una aventura” el hecho de ser tripulante del Kahurangui. “A bordo, estoy haciendo funciones de segundo proa. El patrón nos da mucha caña pero estoy encantado”, dice. Se toma la vela como un entretenimiento, aunque, entre risas confiesa que “he renunciado a asistir a la boda de mi tía por estar en la Panerai. Me lo tengo que currar. Yo no soy tan bueno como Manel Barber”. El difunto abuelo de Nacho Florit, Juan Florit Fernández, fue el fundador del Club Marítimo de Mahón. “Sí, aunque he empezado un poco tarde en esto de la vela, lo cierto es que lo he vivido desde muy pequeño. Mi padre también fue regatista”.

Dimas Valls (Mahón, 24-01-2002) regatea en el Club Marítimo de Mahón desde los siete años. La vela y el fútbol (jugó en las categorías menores del Sporting de Mahón hasta hace muy poco) son sus entretenimientos. Hace unos meses se fue a vivir al Reino Unido y allí, cuando puede, sale a navegar por las tranquilas aguas de un lago. Al joven Valls le encanta regatear en Láser 4.7. A bordo del Samarkand (un Clásico del RCN Barcelona, propiedad de la armadora alemana Katrin Mauz) hace maniobras de proa. “Me tomo esto como un hobby pero también me gusta ser competitivo”, señala.

 

CERRAR

 

Récord absoluto en la XIV Copa del Rey Panerai

clasicos-pantalanes

Menorca vivirá este año la mayor edición de la Copa del Rey Panerai jamás vista. El Club Marítimo de Mahón reunirá a 65 embarcaciones de 13 países, conformando la flota más numerosa de la historia de la regata de barcos clásicos y de época. La competición celebrará su décimo cuarta edición del 29 de agosto al 2 de septiembre.

La Copa del Rey Panerai es una cita prácticamente obligada dentro del calendario de barcos clásicos del Mediterráneo. Prueba puntuable del Circuito Mare Nostrum, del Panerai Classic Yachts Challenge y del Campeonato de España de Barcos de Época y Clásicos, la regata organizada conjuntamente por el Club Marítimo de Mahón y el Real Club Náutico de Barcelona reúne cada año a los mejores veleros clásicos y de época del mundo.

Competidores de Estados Unidos y Argentina, ambos países con gran tradición en la conservación del patrimonio naval, han cruzado el Atlántico para estar en Mahón, atraídos por la fama de la regata y la belleza de las aguas y costas menorquinas. A ellos se suma una amplia flota de barcos españoles, británicos, franceses e italianos, entre otros representantes europeos, que no quieren perderse la Copa del Rey Panerai.

Nacho Marra, director de la regata, asegura que la Copa del Rey Panerai de este año está llamada a ser una de las mejores de la historia. “Nunca habíamos tenido tanta demanda de barcos y tan buenos. Está claro que Mahón es una de las pruebas favoritas de los armadores, tanto por la organización y las atenciones que les presta el Club Marítimo como por los campos de regatas que ofrece Menorca”.

Los cinco ganadores de la edición de 2016 han confirmado su presencia con el ánimo de defender su corona en aguas menorquinas. El Spartan, un cutter con aparejo de cangreja de 1912 y diseñado por el americano Nathanel G. Herreshoff, se medirá ante otros cinco Big Boats (embarcaciones clásicas de más de 23 metros de eslora) en su intento por revalidar el título de campeón. Junto a él navegarán en Menorca el Hallowe’en (1926), el Nordwind (1939), el Cambria (1928) y los ‘hermanos’ Moonbeam of Fife (1903) y Moonbeam IV (1914).

En Época Cangreja (veleros con botadura anterior al 31 de diciembre de 1949), el Kelpie (1903) luchará por conseguir su segunda victoria en Menorca en una clase con mueve participantes. Sus principales competidores serán el Marigan (1898), campeón de 2015, y el Chinook (1916), ganador en 2013 y 2014. En Época Marconi (veleros con aparejo bermudiano), el Rowdy (1916), uno de los cuatro superviviente de la clase NY’40, ostenta el título de vencedor de las dos últimas ediciones y se presenta como principal favorito para liderar una flotilla formada por 15 unidades.

La categoría Clásicos (embarcaciones botadas entre el 1 de enero de 1950 y 1975 ) será la más numerosa de la XIV Copa del Rey Panerai con 25 representantes. El Argos (1964) consiguió el año pasado su tercera victoria, segunda consecutiva y podría alargar su leyenda en esta edición, aunque en el mar encontrará varios rivales de peso. Entre ellos destaca el Yanira (1953), un cutter bermudiano que reinó en Menorca en las ediciones 2003, de 2005 a 2008 y en 2010; un total de seis Copas del Rey que le convierten en un referente entre los barcos clásicos.

El Calima (1970) es el auténtico “rey de copas” de la regata menorquina con diez victorias anotadas en su cuaderno de bitácora. Las únicas ediciones que no ha ganado el barco del Javier Pujol han sido las de 2005, 2012 y 2013. Con todo, el Calima tendrá que demostrar, a base de buenos resultados, que es el principal aspirante al título en Espíritu de Tradición, una clase con diez competidores.

La prueba dará comienzo el próximo martes 29 de agosto con la recepción de los participantes, inscripciones y mediciones de las embarcaciones. El jueves 31 de agosto, a las 12.30 horas, Mahón vivirá la primera prueba de la XIV Copa del Rey Panerai que se disputará hasta el sábado 2 de septiembre, día en que tras la celebración de las últimas pruebas, el Club Marítimo de Mahón coronará a los vencedores de 2017.

El piragüista del Club Marítimo de Mahón Pau Hierro Bayón, convocado con la selección española juvenil

Pau Hierro

El palista mahonés seguirá otro año más en el CTEIB junto a la también piragüista del CM Mahón Adela Borbolla y otros cuatro del resto de clubes de Menorca

El palista del Club Marítimo de Mahón, Pau Hierro Bayón, ha sido convocado por el seleccionador español de piragüismo para formar parte del combinado español de categoría juvenil que competirá en los campeonatos y torneos internacionales.

Pau Hierro ya fue tanteado hace unos meses después de su buenos resultado en la Copa de España de categoría cadete disputada en el Lago Trasona de Asturias, sede de la gran mayoría de competiciones nacionales organizadas por la Federación Española de Piragüismo. El palista mahonés volvió a demostrar sus condiciones con la medalla de bronce que logró hace pocos días en el Campeonato de España celebrado en la misma sede. Sus condiciones no han pasado de largo para la Federación Española, quien ha decidido integrarlo en su equipo nacional juvenil.

Por otro lado, Pau Hierro Bayón seguirá en el CTEIB otro año más. Junto a él, también estará en el centro de tecnificación su compañera del Club Marítimo de Mahón, Adela Borbolla, otras de las promesas baleares de este deporte.

Estos logros son frutos del talento de estos  dos piragüistas, aunque Menorca está trabajando fuerte desde hace poco más de un año en la promoción y tecnificación de este deporte. Los clubes que atesoran sección de piragüismo (Mahón, Villacarlos y Ciutadella) se ha unido para trabajar. Y los frutos están llegando. En el pasado Campeonato de España un K4 formado por palistas de los tres clubes logró la medalla de plata en categoría infantil. Otro síntomas de este trabajo es que al margen de Pau Hierro y Adela Borbolla, otros cuatro piragüistas de Menorca estarán este próximo curso 2017-2018 en el CTEI, tres del CN Villacarlos, dos en piragua (Jaume y Angus) y uno en canoa (David) y un cuarto del CN Ciutadella, Josep Marqués (piragua).

Borrás y Franceschi (CM Mahón), entre las diez mejores tripulaciones de Snipe del Mundo

Damián Mundial 3

El Mundial de la clase celebrado en La Coruña ha demostrado la gran calidad de las dos tripulaciones mahonesas que han participado

La tripulación del Club Marítimo de Mahón compuesta por Damián Borrás y Sara Franceschi figuran entre las diez mejores del Mundo tras la finalización este fin de semana del Mundial de la clase snipe que se ha celebrado en La Coruña y en la que también participaron Jordi Triay (Club Marítimo de Mahón) y Lluís Mas (RCN Palma).

Ambas tripulaciones han reconocido que “ha sido un Mundial muy duro, con mucho nivel”, aseguró Damián Borrás. El fuerte viento le ha jugado malas pasadas y su espíritu competitivo le ha obligado a arriesgar en las regatas posteriores para recuperar posiciones y colarse entre los mejores. “Hemos tenido vientos de hasta 18 nudos. Nosotros competimos bien con vientos menos intensos. Ha sido un Mundial muy exigente para nosotros”.

Borrás y Franceschi pudieron haber subido al último cajón del podio en la última jornada. El día anterior, el penúltimo de la fase final, la tripulación mahonesa perdió posiciones en una jornada muy dura. Eso les obligaba a arriesgar. Y lo hicieron. En la primera de la jornada final, la tripulación mahonesa consiguió el triunfo. Todo estaba por decidir a falta de una manga. Y no fue mal. Los mahoneses entraron en cuarta posición y el tercer escalón del podio era suyo. Pero “nos descalificaron. Protesté porque no era justo, pero me la denegaron. Si la llega a aceptar habríamos sido bronce”, dijo Borrás, quien lamentó que “pude haber cerrado la clasificación el día anterior, pero faltó la suerte”.

Jordi Mundial

En cuanto a Jordi Triay y Lluís Mas, la suerte les fue esquiva en las  últimas jornadas. Su arranque de campeonato fue espectacular, pero las duras condiciones del tiempo les pasaron factura. Finalmente finalizaron el Mundial en el puesto 22º, tras una descalificación en la última manga del Campeonato.

El Mundial de La Coruña ha vuelto a demostrar que el Club Marítimo de Mahón cuenta con dos de las mejores tripulaciones del mundo. Colarse entre los mejores de la clase a nivel mundial entre un total de 85 tripulaciones de todo el orbe es un lujo.

Complicada jornada para las dos tripulaciones del CM Mahón que pierden posiciones en el Mundial de Snipe

Jordi Mundial 2

Las dos tripulaciones del Club Marítimo de Mahón, Damián Borrás-Sara Franceschi y Jordi Triay-Lluís Mas, que toman parte en el Campeonato del Mundo de la clase Snipe en La Coruña tuvieron ayer una jornada complicada y perdieron posiciones en la tabla clasificatoria provisional que les aleja de los puestos de medalla.

Las opciones de copar posiciones de cabeza en la segunda jornada de las finales perdieron fuerza. Damián Borrás y Sara Franceschi cerraron la primera manga en undécima posición, lo que les restaba opciones, aunque en la segunda, con una 22ª plaza les relegaron a las 11ª posición de la clasificación general.

Peor les fue a Jordi Triay y Lluís Mas. La pareja mixta del Club Marítimo de Mahón y el Real Club Náutico de Palma tuvieron peor suerte y con un 23º puesto en la ronda inaugural del día y un 32º en la segunda, les llevaron hasta la vigésimosegunda posición de la general provisional, lejos ya de la medallas.

Todavía queda una jornada de regatas. Ya sin presión, en el caso de realizar dos buenas pruebas, ambas tripulaciones podrían ascender puestos en la clasificación y recuperar terreno.

Captura b

Borrás y Franceschi siguen su escalada hacia el podio del Mundial de Snipe 2017 tras la primera jornada de finales

La tripulación del CM Mahón cerraron la primera jornada de finales con un 4º y un 24 º, mientras que Jordi Triay y Lluís Mas experimentan un pequeño bajón pero mantienen intactas sus opciones

Damian-Sara

La tripulación del Club Marítimo de Mahón compuesta por Damián Borrás y Sara Franceschi siguen su escalada hacia las posiciones de medalla tras la  disputa de la primera jornada de las finales del Campeonato de Mundo de la Clase Snipe que se celebra en aguas de La Coruña, en la que Jordi Triay y Lluis Mas sufrieron un ligero traspié pero siguen con sus opciones intactas de alcanzar el podio.

Borrás y Franceschi lo bordaron en la primera manga de las finales de hoy. Los mahoneses entraron en la cuarta posición lo que le daba otro importante impulso clasificatorio. En la segunda prueba, las cosas no fueron tan bien, pero a pesar de cerrar la regata en 24ª posición, le eleva a la sexta posición. El patrón mahonés señaló tras la regata que “la idea era estar arriba cada jornada y lo estamos logrando”. Con la disputa de la segunda jornada de las finales, Borrás y Franceschi podrán ya descartarse su peor resultado de las finales. Según como salga el día, podría incluso ponerse líder tras el descarte.

Por otro lado, Jordi Triay y Lluís Mas, sufrieron un ligero desliz que les llevó a caer a las 13ª posición en la primera jornada de finales. Con un 32ª y un 14ª, suma en la clasificación general provisional 50 puntos, que se reducirán de forma considerable en la jornada de mañana cuando se produzcan los descartes. Triay y Mas, que albergan una gran calidad técnica en el mar, no deberían cometer errores de bulto, ya que las opciones de colarse en el top 5 o incluso en las posiciones de medalla siguen intactas.

Y es que los mejores clasificados en la ronda previa no tuvieron ayer un gran día. Siguen el frente de la provisional gracias a los puntos de la primera fase, pero con el descarte de mañana, las cosas puedan cambiar de forma considerable.

Captura calsis

Las dos tripulaciones del Club Marítimo de Mahón mantienen sus opciones de medalla tras la segunda jornada del Mundial de Snipe

Jordi Triay y Lluís Mas ocupan la cuarta plaza a solo 5 puntos del líder, mientras que Damián Borrás y Sara Franceschi recuperan una posición y ya son octavos

Damián 3

Las dos tripulaciones del Club Marítimo de Mahón que compiten desde ayer lunes en el Campeonato del Mundo de la clase Snipe que se celebra bajo la organización del Real Club Náutico de La Coruña, mantienen intactas sus opciones de podio tras la disputa de la segunda jornada del Mundial celebrada hoy.

Jordi Triay, junto a su compañero de siempre, el regatista del Real Club Náutico de Palma Lluís Mas inició titubeante la segunda jornada del Mundial. El regatista del Club Marítimo de Mahón concluyó la primera manga de hoy, cuarta del campeonato, en 23ª posición, justo la que ha podido descartarse, por lo que no puede demasiados errores más si quiere optar a medalla. Consciente de ello, la pareja menorquino-mallorquina realizó una gran segunda regata y con una cuarta posición final recuperó el terreno perdido tras la inaugural del día.

De forma totalmente contraria se comportó la otra tripulación del Club Marítimo de Mahón. Damián Borrás y Sara Franceschi exhibieron un excelente nivel en la primera prueba del día. Con una tercera plaza en la manga inicial del día y habiendo podido descarta el 22º puesto de la segunda prueba de ayer lunes, Borrás y Franceschi se quedaban con dos 3º y un 1º en la cabeza de la tabla. Todo rodaba genial para los mahoneses. Sin embargo, la fortuna no les acompañó en la segunda del día. Con una 18ª plaza, los menorquines aplazaban su ascenso clasificatorio a otra jornada, aunque lograron ascender una plaza en la clasificación y colocarse en 8ª posición.

Las primeras posiciones en la clasificación provisional están un pañuelo. En primera posición ya se han colocado uno de los grandes favoritos, los brasileños Mario Tinoco-Alexandre Muto con 15 puntos, seguido de los malagueños Álvaro Martínez y Gabriel Utrera en segunda posición también con 15 puntos. La tercera plaza es para otros de los grandes del snipe nacional, los grancanarios Gustavo y Rafael del Castillo con 16 puntos. Jordi Triay y Lluís Mas son cuartos con 20 puntos, mientras que Damián Borrás y Sara Franceschi están a tiro de piedra con 25 puntos. Todavía está todo por decidir.

Clasi Mundial 2

 

Jordi Triay, tercero y Damián Borrás, noveno en la primera jornada del Mundial de Snipe 2017

Jordi Triay-Lluís Mas

El Campeonato del Mundo de la clase Snipe que se celebra en La Coruña no podría haber comenzado de mejor forma para las dos tripulaciones del Club Marítimo de Mahón que lo disputan, ya que la compuesta por Jordi  Triay y Lluís Mas cerraron las tres mangas de la primera jornada en tercera posición, mientras que la formada por Damián Borrás y Sara Franceschi ocupan la novena posición, de entre un total de 85 embarcaciones de 17 países.

La primera jornada del Mundial fue complicada. El día no fue amable. Lluvia y viento complicaron las cosas a los regatistas menos acostumbrados a navegar de esta forma. Bajo estas condiciones, tan solo la calidad de los regatistas es capaz de sacar ventaja. El patrón alaiorense, Jordi Triay, que navega junto a su proel del RCN Palma, Lluís Mas, hizo gala de una gran regularidad, con grandes parciales pero de menor espectacularidad que los logrados por Borrás- Franceschi. Triay y Más, con un 5º en la primera manga,  4º en la segunda y un 11º en la tercera, ocupan tras el final de la jornada inaugural la tercera posición de la provisional.

Damián Borrás y Sara Franceschi fueron más atrevidos. Espectacular como siempre, el patrón mahonés realizó una extraordinaria primera prueba, con un 3º. En la segunda, cayó sin embargo en picado. Arriesgó, decidió y concluyó la segunda del día en un puesto 22, que le relegaba a una posición en la provisional poco acorde a sus aspiraciones. Por ello, sacó la rabia y en un alarde de conocimientos logró la victoria en la tercera del día. El tropezón de la segunda manga le relegó a la novena posición final, pero el 3º y el 1º le serán de muchísima ayuda cuando llegue el descarte, siempre y cuando mantenga cierta regularidad.

Captura